Ana Elisa Mamanché, una mujer que trabaja por la reconstrucción de un territorio con cultura ancestral

Image

2 months ago

Chocontá, Cundinamarca, 4 de enero de 2019.

 

   

Dentro de esta comunidad, la mujer cumple un rol ancestral que ha trascendido en la importancia y supervivencia de su pueblo. Por esto, cada año se cumple la elección de la “Líder de mujeres”, quien asume la responsabilidad de representarlas por medio del posicionamiento de la mujer con dinámicas basadas en el núcleo familiar, a través de talleres enfocados en relación con el cuerpo, la pareja, la familia y la sociedad, como elementos fundamentales de la cosmovisión Mhuysqa, plasmadas en los mitos tradicionales. Es así como Ana Elisa Mamanché González, quien gracias a su vocación y liderazgo, completa cuatro periodos asumiendo el cargo de Gobernadora de la comunidad.

 

Ana Elisa nació hace 46 años en el municipio de Sesquilé, y allí creció junto a su familia. Su padre, Rafael Antonio Mamanché, dedicado a las labores de la minería, y su madre, Rosa María González, a las tareas del hogar y al cuidado de sus 5 hijos. Ana, con una sonrisa en el rostro, relata cómo fue su niñez; “la mejor etapa de mi vida fue la infancia, ya que tuve el privilegio de crecer rodeada de animales y lindos paisajes, y de esta manera aprender sobre las labores del campo y  sobre la medicina tradicional, y haber crecido junto a mis padres me permitió formarme como una mujer correcta y responsable, ya que en esa época nos reprendían con rejo y se respetaba la autoridad de los mayores”.

 

Después de culminar sus estudios de bachillerato, trabajó en Bogotá en una empresa textil, lo que le permitió cursar un técnico en sistemas, pero cansada del estilo de vida de la ciudad, decidió regresar a su tierra natal y fue ahí cuando comenzó a trabajar junto a su familia por recuperar y fortalecer la memoria histórica y cultural del pueblo Mhuysqa. “Gracias a la labor de mi hermano Carlos Mamanché, en el año  1998 asentamos nuestras raíces en Sesquilé y  por esta razón la  comunidad fue reconocida con razón social de indígenas, con el nombre de CHUTA FA ABA “Hijos del Maíz”. Desde ese momento nos unimos como familia para trabajar por la recuperación de las costumbres de nuestros ancestros basados en la protección de los recursos naturales”.

 

Ana vive actualmente en Sesquilé con su esposo Daniel Solano y sus hijos Andrés y Laura, con quienes trabaja en equipo haciendo recorridos etno-turísticos en su territorio, también elaborando mochilas, manillas y mandalas con lana, las cuales son comercializadas en el parque de la Laguna del Cacique Guatavita y Cuchilla de Peña Blanca.

 

Es importante resaltar que el proceso de reconocimiento del territorio como resguardo, se logró gracias al cumplimiento de los requisitos y de la documentación requerida por el Instituto Geográfico Agustín Codazzi -  IGAC, de igual manera por el apoyo de la Agencia Nacional de Tierras – ANT y el Ministerio del Interior.

 

La CAR Cundinamarca ha jugado un papel muy importante en el fortalecimiento y desarrollo de su cultura. “Dentro de estos procesos la Corporación ha sido una mano amiga, ya que hemos recibido capacitaciones como lo son, en siembras de cultivos de bajo impacto con el Proyecto de Conservación de Agua y Suelo – PROCAS, apoyo con la construcción del cuarto de elaboración de cerámica, la Casa del Pensamiento, la casa madre, la Casa de Mujer (lugar que fue pintado y decorado por las mujeres de la comunidad) y algo muy importante la edición de los libros: Observatorio Mhuysqa, un espacio para volver al origen, Gúeta: El plan del resurgimiento y Territorio Mhuysqa”. Este grupo de indígenas trabaja por la recuperación de los recursos naturales, razón por la cual desde temprana edad les enseñan a sus hijos el cuidado de las plantas, los animales y de los bienes de la naturaleza, por esta razón los vinculan al programa de  niños defensores del agua de  la CAR.

 

Por último, la Gobernadora Ana Elisa Mamanché señala; “La madre tierra tiene memoria, y si no hacemos un uso adecuado de todo lo que ella nos brinda, nuestras futuras generaciones tendrán un planeta pobre, sin agua y sin vida”

Etiquetas: El artículo no tiene etiquetas