Carolina en busca de la libertad

Image

2 weeks ago

Fúquene, Cundinamarca. 31 de octubre de 2018

 

 

 

En medio de la típica vegetación de las frías montañas que rodean el municipio de Fúquene, atada a un gigante árbol, se encontraba Carolina, un ejemplar hembra de la especie Sapajus apella, comúnmente conocido como mono maicero. Este primate salió de su hábitat natural y era una víctima más de la tenencia ilegal de fauna silvestre, una práctica que se vive en el territorio nacional.

 

Algo asustada Carolina, quien recibió ese nombre por parte de sus tenedores, empezó su recorrido en busca de la libertad, dando pequeños saltos, corría de un lado al otro y en ocasiones soltaba aullidos porque simplemente no comprendía lo que estaba pasando a su alrededor. Gracias a la presencia de profesionales expertos en fauna silvestre de la Corporación Autónoma Regional de Cundinamarca  - CAR,  se pudo determinar el estado regular de salud del primate.

 

El estar atrapado con cadena y ser alimentado con concentrado para caninos, recibir comida como arroz, papa y hasta carne, le generó una alteración en la piel y pelo. El diagnóstico inicial fue sarna, una enfermedad parasitaria que afecta tanto a animales domésticos como silvestres, posiblemente generada por una dieta sin equilibrio nutricional. En la mayoría de los casos la fauna silvestre en cautiverio no recibe una alimentación adecuada y genera un desequilibrio a las necesidades fisiológicas, comportamentales y reproductivas de los animales (Le puede interesar: Todo sobre la fauna del territorio CAR).

 

“Después de ingresar al hogar de paso se hace la valoración médica y biológica para determinar el grado de afectación del animal, se hace un triage donde se realizan pruebas diagnósticas, en este caso  por la afectación cutánea es necesario hacer un hematocrito, raspado cutáneo para establecer el tipo de parásito que posee y establecer el tratamiento a seguir, además de los parciaesl de orina y coprológico”, indica Jennifer Vera, médica veterinaria de la CAR.

 

Carolina se mantenía muy alerta y a la expectativa mientras era revisada por los expertos, sin poder comprender que debía viajar desde el norte del departamento hasta la capital del país para iniciar su proceso de recuperación y rehabilitación, el cual busca poder devolverla a su entorno natural donde podrá alimentarse libremente de frutas, semillas, néctar, insectos, crustáceos, reptiles, ranas, huevos de las aves y pequeños mamíferos, una dieta típica de los animales omnívoros, además de poder usar las cuatro extremidades y utilizar la cola prensil para desplazarse y colgarse entre los árboles.

 

Sin dudarlo, el costo y el tiempo para poder rehabilitar a un animal víctima del tráfico de fauna dependen de la clase taxonómica y su comportamiento, también del tiempo que permaneció en cautiverio, en varios casos puede ir desde meses hasta años; por este motivo algunos animales logran ser liberados y otros deben ser reubicados en zoológicos, reservas naturales u organizaciones de amigos de la fauna (Lea también: CAR tendrá un centro de atención y valoración de fauna silvestre).

 

El aprovechamiento no sostenible de especies silvestres de fauna para el consumo doméstico, comercio o tenencia ilegal genera impactos negativos al equilibrio  provocando la perdida de variabilidad genética de las especies, la reducción de los tamaños de poblaciones, la vulnerabilidad frente a procesos de extinción y las alteraciones a los servicios ecosistémicos donde habitan los animales como la dispersión de semillas y control de plagas, que terminan afectado a los seres humanos.

 

Durante el 2018 a los hogares de paso de la CAR han llegado 15 primates, los cuales aún se encuentran en procesos de rehabilitación y Carolina al igual que los monos maiceros Sapajus Apella se encuentran en toda la Amazonía y en las tierras bajas del piedemonte amazónico de la cordillera oriental, por eso la Autoridad Ambiental busca reservas naturales que cuenten con el apoyo de la sociedad civil para la protección y así cuando puedan ser liberados logren sobrevivir de forma natural, lugar del cual nunca deben salir (Le puede interesar: CAR y Corpoguavio suscriben convenio para la protección de fauna silvestre en Cundinamarca):

 

Antes de decidir comprar y mantener fauna silvestre en cautiverio, tenga en cuenta que esta acción genera graves e irremediables efectos en los recursos naturales, los impactos en los animales y los procesos sancionatorios ante la Autoridad Ambiental.

 

 

Etiquetas: Fauna silvestre, Tráfico Fauna,