“En nuestras manos está cuidar nuestra casa común, que es nuestro paraíso terrenal” Padre Jorge Enrique Malpica

Image

2 months ago

Chocontá, Cundinamarca. 17 de mayo de 2018

 

Servir a los demás es un don que caracteriza al padre “Jorgito”, como lo llaman sus amigos y feligreses, quien muy orgulloso nos cuenta que creció en el campo, lo que le permitió tener una niñez tranquila, feliz y como dice él, muy bendecida, “aún se vienen a mi mente bellos recuerdos de mi infancia, cuando compartía con mis padres y con mis 7 hermanos corriendo por los pastizales, atravesando los ríos y jugando con los animales, razón por la cual, ahora como sacerdote siento la responsabilidad de velar tanto por la formación espiritual de las personas, como también por inculcar el respeto a la naturaleza, que al igual que nosotros es creación de Dios  y la cual debemos cuidar para que futuras generaciones tengan la oportunidad de una alimentación sana, de respirar aire puro y de disfrutar de bellos paisajes, así como los disfruté yo”

 

En su familia siempre se resaltaron las virtudes del trabajo y la honestidad; es el menor de los 8 hijos del hogar constituido por, Abraham y Rosa Ana, quienes hoy lo acompañan desde el cielo, fueron ellos quienes inculcaron y sembraron en él, la semilla del amor a Dios y al prójimo y que luego darían un gran fruto. Desde niño, el padre Jorgito, sintió la vocación al sacerdocio, gracias al ejemplo que vio en el párroco de su municipio, quien fortaleció y apoyó su fe católica. Luego al cumplir su mayoría de edad, tomó la decisión de ingresar al seminario mayor de Zipaquirá, para estudiar y formarse como sacerdote.

 

Diariamente, el padre Jorge, se levanta a las 5:00 am e inicia el día con oración, que es su alimento espiritual que lo conforta para celebrar el sacrificio de la eucaristía a las  7:00 am, luego se dispone a recorrer los verdes campos de Chocontá y como buen líder católico y social, involucra dentro de las actividades pastorales que realiza con las comunidades otras actividades ambientales, como son: retiros espirituales en fincas, con el fin de disfrutar del paisaje y contemplar la naturaleza y en el silencio tener una conexión con Dios, igualmente ha participado en actividades de siembra de árboles, limpieza de quebradas y salidas ecológicas, siempre invitando a la comunidad a celebrar la fe con respeto a la naturaleza, “Esta es una forma de educar a nuestros niños, jóvenes y adultos sobre el respeto a los recursos naturales; como nos lo ha pedido el Papa Francisco I, es importante que cuidemos nuestra casa común, todos debemos respetarla; esta es una forma de agradecerle a Dios por el paraíso que nos ha regalado, de esta forma la iglesia se ha comprometido en cada una de las fiestas religiosas, a promover la protección de la flora silvestre”

 

En Semana Santa, el padre Jorgito, siempre trabaja de la mano con la CAR Cundinamarca, realizando campañas que promueven no usar la palma de cera y de vino, en la celebración del Domingo de ramos, y en navidad, invita a la comunidad a no decorar los pesebres con musgo, ni otras especies de la naturaleza, también a no quemar los frailejones el 8 de diciembre, ya que estas causan grandes deterioros a los ecosistemas.

 

El padre Jorge, como siempre con su voz pausada de tono dulce, con su humildad y carisma, nos regala este mensaje que invita a la reflexión: “Todos los seres humanos tenemos la responsabilidad de cuidar y proteger la naturaleza que nos rodea, ya que es uno de los regalos más importantes que nos ha dado Dios desde la creación, razón por la cual, el papa Francisco I, nos ha dejado unas encíclicas y nosotros como buenos feligreses debemos tener en cuenta: Cada año desaparecen miles de especies vegetales y animales que ya no podremos conocer, que nuestros hijos ya no podrán ver, y que perdimos para siempre.”

Etiquetas: Padre Jorge Enrique Malpica, Iglesia Nuestra Señora de la Salud, Chocontà,