Entre clásicas rodó BiciCAR

Image

1 week ago

 

Ubaté, Cundinamarca. 31 de octubre de 2019

 

 

El sol resplandeciente brilló al mediodía, en la Villa de San Diego de Ubaté. Allí, junto a banderines, ruedas, canastas, pedales y sillines que engalanaron el VII Encuentro Nacional de Bicicletas Clásicas y en medio de al menos mil bicicletas clásicas provenientes de varias regiones del país, rodó BiciCAR, desde el parque Ricaurte y por las principales calles de la capital de la provincia del Valle de Ubaté.

 

En esta oportunidad, el evento organizado por el Club Bielas de Colección y apoyado por la Administración Municipal de Ubaté y la Gobernación de Cundinamarca, logró convocar cerca de 15 delegaciones provenientes de Sabaneta en Antioquia, Bucaramanga, Medellín, Cali, Sogamoso, Piedecuesta, Cajicá, Chía, Bogotá, Duitama, Cúcuta, Tabio, Zipaquirá y por supuesto de la ciudad anfitriona, la Villa de San Diego de Ubaté.

 

La cultura de las bicicletas clásicas se ha convertido en un estilo de vida, donde los niños, jóvenes y adultos dedican parte de su tiempo a coleccionar partes, recuperar repuestos y rescatar piezas que les permita acondicionar los velocípedos para convertirlos en verdaderas joyas de colección y poder exhibirlos y montarlos en los encuentros que se realizan de forma periódica en diversos puntos de la geografía nacional.

 

Por eso durante los encuentros de las bicis antiguas, relucen trajes adornados con corbatines, algunos con tirantes o sombreros; mientras las mujeres engalanan los desfiles con sus vestidos a cuadros, círculos, faldas amplias y encajes, algunos adornados con flores, esa es la tradición que le imprime misticidad y galantería a la jornada.

 

Mientras unos terminan de acondicionar sus bicis para que el jurado inicie el proceso de valoración en las diferentes categorías, otros empiezan a cambiar los trajes por los ya tradicionales, otros prefieren evocar los años 60’s, 70’s y 80’s, y en algún rincón de la Villa de San Diego de Ubaté prefieren alistar los disfraces de películas de cine tradicionales o de mayor recordación, convirtiendo el lugar en un verdadero escenario donde se conjuga cultura, deporte y tradición.

 

Luis Javier Contreras, conocido como ‘Pecas’, hace parte del equipo organizador del encuentro y recuerda que hace unos años atrás dos amigos, Javier Calderón y Juan Carlos Santana, sentados en una cafetería y tomando gaseosa se dieron cuenta de que Ubaté contaba con muchas bicicletas clásicas.

Allí, bajo el frío del día, tomaron la decisión de organizar un evento que le permitiera a las delegaciones, recuperar la tradición de la bicicleta clásica o antigua o panadera.

 

“Los abuelos y bisabuelos siempre han tenido una bicicleta, es con ellas que antes se repartía la leche y el pan y queremos darle un reconocimiento especial y convertir el espacio en el escenario para compartir con las personas que tienen esas bicicletas guardadas, quisimos rememorar a nuestros ancestros sacando las bicicletas a relucir en el municipio”, precisó el organizador del encuentro, quien no dejó de resaltar que todos debemos volver a la bicicleta porque con el uso de la misma, se está ayudando a la protección del ambiente, se crea una cultura distinta, se fomenta el deporte y se da ejemplo.

 

Antes del mediodía llegó el grupo de bicicletas que hacen parte del programa BiciCAR, una propuesta educativa de la Corporación Autónoma Regional de Cundinamarca -CAR para mitigar los efectos del cambio climático en los municipios priorizados de la jurisdicción, mejorar la movilidad y al mismo tiempo fomentar la práctica deportiva. Allí los visitantes lograron hacer parte del recorrido de las clásicas con las bicis modernas que hacen parte del programa institucional, en los velocípedos, sonrientes, rodaron por las calles de la Villa de San de Diego de Ubaté.

 

 

 

Etiquetas: El artículo no tiene etiquetas