logo gov.co





Eucalyptus globulus: Individuo en caída

Image

hace 4 años

La Calera, Cundinamarca. 29 de noviembre de 2019.

 

 

El día es nublado con presencia de un viento helado que recorre cada rincón de la verde montaña, es noviembre y la temporada de lluvia trae consigo las emergencias de caída de árboles en las vías públicas, un factor que los vecinos del sector, asocian a las frecuentes precipitaciones del cierre de año.

 

Una de las emergencias se presentó en la vía La calera, donde varias familias se vieron en peligro al ver que el árbol o individuo Eucalipto estaba propenso a caerse sobre las viviendas, debido a que las raíces no poseían el suelo necesario para anclarse y se encontraba ubicado al borde de una pendiente. Así las cosas los ciudadanos se acercaron a la Corporación Autónoma Regional para ser guiados correctamente por la autoridad ambiental.

 

Al comprobar debidamente, mediante una visita y un informe técnico, en este caso por parte de la Dirección regional Bogotá la Calera, el cual fue enviado a la alcaldía de local de Usaquén y a la inspección de policía de dicha localidad, los lugareños recibieron respuesta positiva que daba viabilidad a la tala legal del árbol, un habitante más de la vereda, al que despedirían con nostalgia, pero sin otra alternativa por el peligro que representaba.

 

“El proceso para solicitar el aprovechamiento forestal de un individuo arbóreo que está en riesgo, lo puede hacer el propietario del predio o un vecino que se vea afectado, en caso de que se llegue a caer el árbol. En este caso lo realizó un vecino del sector” Así lo expresa la contratista Cindy, quien hace parte de la CAR, y encargada del acompañamiento. Ese 20 de noviembre sería inolvidable para los moradores del sector rural de La Calera, por la partida obligada del longevo y enorme eucalipto

 

Mientras se escuchaba la motosierra que utilizaban tres leñadores, Jorge Garibello, uno de los vecinos del sector manifestaba: “Hoy se va hacer realidad esta tala y se van a poder parquear las rutas escolares sin ningún miedo a recoger a nuestros pequeños” fueron las palabras del señor Garibello mientras revisaba el informe técnico que les había enviado la autoridad ambiental.

 

Además manifestó que las personas no tienen el conocimiento de cómo realizar este tipo de procesos e invita a no dejarse llevar del tiempo y pedir la asesoría legal y técnica a la Corporación Autónoma Regional.

 

Tras el ruido de las grandes ramas al caer y las expresiones de nostalgia, se despidió una jornada que ilustra cómo se deben realizar los procesos de tala, siempre y cuando se reúnan las condiciones de amenaza y peligro por la presencia de una especie arbórea.

 

Este es un proceso que garantiza el manejo apropiado, para que se optimicen los beneficios de sus servicios ambientales, sociales y económicos, junto con la prevención y mitigación de riesgos y/o daños a la infraestructura.

 

 

 

Etiquetas: El artículo no tiene etiquetas