La historia de un campesino conocido como “El guardián del agua”

Image

2 weeks ago

Chocontá, Cundinamarca 2 de octubre de 2018.

 

 

Don Luis es un hombre de 50 años que disfruta la vida en el campo. Es oriundo del municipio de Viracachá (Boyacá), un lugar que cuenta con una gran riqueza natural, entre sus fuentes hídricas, páramos y con una  variedad de vegetación y flora, pero desde muy pequeño llegó al bello municipio de Chocontá.

 

Esta historia inicia hace algunos años atrás junto a su madre, doña Rosa Caro, quien decidió tomar un rumbo diferente al salir de su pueblo natal y comenzar una nueva vida, donde Luis realizó sus estudios de primaria.

 

Desde temprana edad, trabajó de la mano de su madre, en las labores del campo ayudándole a sembrar arracacha, maíz y papa, además del ordeño de las vacas. Su amor por el campo e impetuosa laboriosidad, trazaron el camino de una vida llena de satisfacciones con un valor agregado invaluable, su amor por la naturaleza.

 

Después de muchos años de trabajo y esfuerzo, Luis logró cumplir unos de sus sueños: tener su propia finca. Con una sonrisa manifiesta que se enorgullece por la labor cumplida, gozando el fruto de su esfuerzo con la mirada puesta en todo aquello que ha logrado, “para mí esta finca es un paraíso, gracias a su hermosa cascada, a las verdes montañas que la rodean, a la variedad de especies de animales que habitan en este lugar, como lo son: las aves silvestres, entre copetones, mirlas, golondrinas, azulejos, etc., también crío ranas en un pequeño estanque, hay abejas, mariposas y pequeños reptiles entre las flores y mis fieles compañeros mis amados perros; este lugar me hace inmensamente feliz”.

 

Por otra parte, este guardián protector del agua, quien respeta la tierra y los animales, sembró más de 5.000 árboles y para afrontar los efectos de la temporada seca, instaló un tanque de agua para la recolección de la lluvia con el objetivo de regar sus cultivos y así ahorrar y evitar el uso de agua potable.

 

Luis es un hombre felizmente casado hace 34 años con Margarita, una chocontana que le robó el corazón, quien se ha dedicado a las labores del hogar y a la crianza de sus hijos y con ella comparte todos los días de su vida. Cuando Luis no se queda haciendo trabajos en su casa, se levanta a las 6 de la mañana, coge su jeep modelo 80 color amarillo y sale para su finca; dentro de su jornada realiza muchas cosas como: regarle agua a sus árboles, darle de comer a sus perros y a sus gallinas y hacer el abono para su huerta.

 

“El Guardían del Agua” de Chocontá concluye, “invito a todos mis colegas campesinos a que tengan sus huertas caseras, ya que la CAR Cundinamarca, cuenta con suficientes programas de educación ambiental que permiten que ampliemos nuestros conocimientos en cultivar de manera sana sin agrotóxicos que matan la vida silvestre y afectan la salud humana. Deseo que le pongamos más cuidado al campo, porque el fututo de la vida en esta tierra, está en la forma en cómo la cuidamos”.

 

Don Luis es un vivo ejemplo de lo que significa el respeto por la naturaleza, ya que la labor que él cumple en su diario vivir, ha contribuido a que Chocontá sea un municipio más verde y que más animales tengan un especio libre de contaminación para vivir y desarrollarse.

Etiquetas: El artículo no tiene etiquetas