La pesca milagrosa

Image

3 weeks ago

Ubaté, Cundinamarca. 21 de noviembre de 2018

 

 

El inclemente sol que arropa las aguas tranquilas en la laguna de Fúquene y la tenue brisa que se ondea por el valle de Ubaté, son testigos presenciales de la pesca milagrosa. Sucedió el pasado miércoles 14 de noviembre en el sector El Roble de la vereda Taravita en el municipio de Fúquene, allí miles de peces se concentraron en enormes bancos de guapucha, una especie endémica de la región junto al Capitán de la Sabana, los cuales eran parte de la dieta de los indígenas que habitaron el altiplano Cundiboyacense y desde entonces se ha convertido en un plato típico del norte de Cundinamarca.

 

Esa tarde de noviembre, un grupo de pescadores, artesanos y personas que habitan muy cerca del espejo de agua de laguna, al notar los grupos enormes de guapuchas, una situación poco común desde hace varios años, decidieron alistar redes, canastos y canoas para empezar la faena de pesca, esa que por mucho tiempo no se practicaba.

 

Allí, en medio de la laguna, miles de peces plateados entre 2 y 8 centímetros fueron recolectados por los habitantes de la región, con la firme intención de extenderlos en improvisadas lonas y esperar para que el radiante sol que por esos días cubría las playas de la provincia del Valle de Ubaté, sirviera para deshidratar o secar las guapuchas, las cuales al día siguiente serían asadas, tostadas o fritas para ser mezcladas con maíz y así completar el manjar del plato típico en la laguna.

 

Eduardo Castiblanco, un pescador y artesano de la vereda Taravita, con más de cinco décadas marcadas en las manos que diariamente tejen el junco para crear diversas artesanías, recordó que desde que tenía 8 años, junto a su padre pescaba la guapucha que, con maíz, era el alimento por excelencia para las largas jornadas escolares y laborales, “Le daban su bolsada, uno se iba para la escuela y cuando le daba hambre, saque su puñada de guapucha y maíz. Mi papá cuando se iba a trabajar, se llevaba su talegada y así no pensaban en el almuerzo, porque uno vive lleno con eso”.

 

Este hombre que tiene en sus recuerdos el sabor de este diminuto pez, bautizó la faena como la pesca milagrosa, “Hace más de año y medio que no salía, pero ahoritica con esa rebotada, hay gente que agarro hasta 4 o 5 canecas para secarlas y fritarlas, así tiene uno guapuchita para unos dos meses más”.

 

La guapucha fue descrita por Alexánder Von Humboldt, su nombre viene de la lengua muisca, que significa pez blanco, nace donde aún hay buena calidad de agua, posee un grado nutricional importante y es parte de la dieta de otros peces como la trucha arco iris.

 

Esta pesca milagrosa, según los pescadores de la zona, se dio entre otros factores por el aumento del caudal del agua en la laguna debido a las fuertes lluvias registradas en los últimos días en la región, que permiten el movimiento de los bancos de peces, de esta forma desvirtuando que la presencia de la misma se diera por la puesta en marcha u operación de la maquinaria dispuesta por la CAR Cundinamarca para la recuperación hidráulica de la laguna de Fúquene.

Etiquetas: Laguna de Fúquene, Guapucha,