Las tejedoras que se niegan a perder la tradición

Image

2 weeks ago 0 comentarios

Ubaté, Cundinamarca. 30 de abril de 2018

 

Aferradas a los rollos de lana de oveja, el grupo de mujeres que integran la Asociación Artesanas Unidas por Ubaté, se niegan a dejar desaparecer en sus familia, la tradición de la lana, es misma que desde la época pre colombina, donde el tejido era usado como un medio de supervivencia en las comunidades indígenas y campesinas rurales, los cuales eran usados para  protegerse de las temperaturas bajas y en otros casos son necesarios para las labores diarias.

Por esto, es que María del Carmen Espitia junto a otras tres artesanas de la Villa de San Diego de Ubaté todas expertas en hilar y tejer, han decidió incentivar entre hijos y nietos, el hábito del tejido, “yo invito a la juventud que se aferren a este oficio, es una labor que le permite ocupar el tiempo libre, renovar la creatividad e imaginación, en mi familia mis nietos ya saben algunas cosas, los estoy instruyendo en este artesanía”, precisó la líder de la artesanas.

 Es por esto que María del Carmen, realiza su labor desde que esquila las ovejas, es decir cuando ve que el pelo está muy pesado y los animales requieren del corte, ahí empieza su trabajo; después del corte, guarda las ovejas para evitar que se mojen durante las lluvias, mientras debe esperar unos 15 días para realizar el lavado del pelo, una práctica ancestral que les dice que es necesario cumplir con este proceso para evitar daños en la piel del animal.

Para poder hilar la lana de oveja, después de lavar el vellón (pelo de la oveja) y secarlo, es necesario escarmenar la lana, abrir los mechones, retirar las impurezas, y ordenar las fibras, una tarea de mucha dedicación y trabajo que se realiza casi siempre de forma artesanal y a mano.

Para María del Carmen Espitia y sus compañeras, el hilado y tejido de ruanas, sombreros, gorros, morrales, zapatos, cinturones, guantes, medias, sacos o cualquier elemento que requieran, hace parte de una tradición milenaria que se niegan a dejar desaparecer, teniendo en cuenta que en el altiplano cundiboyacense, es donde existía la mayor producción de lana de oveja ubicada en el municipio de Ubaté y Cucunubá.

Las Artesanas Unidas por Ubaté también elaboran productos con esparto una de las fibras vegetales más usadas en la región y están innovando con procesos que permitan mejorar las condiciones de salud de las mujeres, especialmente para evitar el polvillo que viene enfermando a las mujeres que se dedican a hilar, tejer y trenzar.

La propuesta de estas mujeres y muchas otras de la provincia del Valle de Ubaté, es conseguir que desde las entidades públicas y privadas se fomente el arte del hilado y tejido de forma artesanal y así  darle continuidad de la tradición del tejido en lana.

 

Etiquetas: Artesanías en Cundinamarca, Artesanas unidas por Ubate, Tejidos en lana,

0 Comentarios


Comentar el artículo