Un día para la historia… Así revive la laguna de Fúquene

Image

3 months ago


 

Fúquene, Cundinamarca. 13 de diciembre de 2019

 


Los colores marcados en dos hermosos arcoíris fueron parte del escenario que la naturaleza le regaló a cientos de personas que lograron disfrutar de la Gran Regata Nacional en la laguna de Fúquene. Allí, bajo el esplendor del sol, las fuertes líneas de colores simplemente lograron detener la lluvia proveniente de las tierras productivas de Ráquira y San Miguel de Sema, el poderoso fenómeno natural no quería perderse la llegada de los veleros, kayak y otros deportes náuticos, que durante más de 40 años no volvían a las aguas del ecosistema.

 

Algunos llegaron con el ánimo de revivir las historias de antaño sobre las aventuras y travesías en la laguna, como lo mencionó Fernando Suárez, navegante de la represa Tominé: “crecimos con las historias de nuestros padres, navegantes mayores, que venían a Fúquene y nosotros no podíamos venir a Fúquene porque estaba contaminada e invadida, y entonces volver después de 40 años es emocionante, traer la tradición de los navegantes de antes”.

 

En las orillas del puerto de Guatancuy en Fúquene, permanecían decenas de familias de la región, quienes a través de generaciones han logrado conocer y vivir de cerca los impactos negativos sobre la laguna, la desecación, la aparición de la elodea, buchón y junco que lentamente se apoderaron del espejo de agua, reduciendo los espacios para la práctica de deportes y la pesca. Justo en ese momento y bajo el sol resplandeciente, mientras lentamente desembarcaban las naves en las aplacibles aguas de Fúquene, muchos recuerdos, anécdotas e historias volvieron a la mente.

 

Algunos con los ojos clavados en la extensión de la laguna, se maravillaron cuando el viento le dio impulso a las velas, que poco a poco aventaron las naves al centro de la laguna, allí al menos 30 veleros surcaron las aguas, que durante siglos anteriores, les sirvieron para rendir tributo a los dioses de la cultura muisca, y donde al paso de los años vivieron abundantes faenas de pesca, del paso del tren, de las regatas sobre Fúquene, esas mismas que hacías más de 40 años no emprendían viaje en este ecosistema.

 

Esaú Pachón abrazó con emoción cada minuto durante el regreso de la regata a Fúquene, evocando las historias sembradas en otrora. “Es muy emocionante ver de nuevo eso en la laguna, hace 40 años eran veleros y los que hacían sky apostaban, se iban con un cigarrillo prendido, si lo apagaban o mojaban les tocaba pagar la apuesta, el turismo era una gran cosa, pero hoy vemos con más fuerza que volverá el turismo y así se reactivará la economía en la región”.

 

Esas historias despiertan la emoción, la esperanza y expectativa sobre el presente y futuro en torno a la laguna de Fúquene y el resurgimiento del turismo en el norte de Cundinamarca y occidente de Boyacá, mientras la Federación Nacional de Vela tiene como proyección continuar realizando las competencias en las aguas de este ecosistema, al mismo tiempo las lentas gotas lluvias desaparecen en el firmamento y la emoción desatada por el regreso de los veleros inundó la imagen de todos los que participaron en la actividad.

 

 

 

Etiquetas: El artículo no tiene etiquetas